Inicio > Noticias > 7 de Octubre, se celebra la Jornada Mundial por el Trabajo Decente

Con tal motivo, Cáritas Diocesana de Almería, Confer, HOAC, Secretariado Diocesano para las Migraciones y el Secretariado para la Pastoral Social del Trabajo, se suman un año más a la iniciativa “Iglesia por el Trabajo Decente” que pretende visibilizar la precariedad laboral que persiste hoy día y dar voz a los trabajadores damnificados con el siguiente manifiesto:

Jornada Mundial por el Trabajo Decente. 7 de octubre 2019

MANIFIESTO

FRENTE A LA INDECENTE PRECARIEDAD, TRABAJO DECENTE, COMO DIOS QUIERE

Por quinto año consecutivo, las organizaciones que integramos la ” iniciativa Iglesia por el Trabajo Decente ” (ITD) celebramos, el 7 de octubre, la Jornada Mundial por el Trabajo Decente para hacer visible la indecente precariedad que sufre el mundo del trabajo. Junto a todos los agentes que participan en la organización política, económica y social del trabajo, urgimos a adoptar las medidas necesarias para conseguir que el Trabajo Decente sea una realidad accesible para todas las personas.
Las preguntas que lanzamos en este 7 de octubre son estas: ¿En qué se ha transformado hoy la dignidad del trabajo? ¿Qué precariedad laboral es la que sufrimos las hijas e hijos de Dios? Cuando hablamos de precariedad laboral lo hacemos de vidas truncadas, vulnerables y violentadas; de personas explotada y abusadas por contratos temporales y eventuales, con sueldos que no concuerdan con las horas trabajadas, sin seguridad en el puesto de trabajo y sujetos a una flexibilidad que acaba quebrando la dimensión personal de las personas trabajadoras al imposibilitar una verdadera conciliación entre trabajo, familia, descanso, participación social y ocio. Seguimos constatando cómo el trabajo está lejos de ser un derecho que garantice la dignidad de la persona, mientras sigue aumentando el número de trabajadores y trabajadoras pobres.
Como organizaciones y movimientos de Iglesia encarnados en la realidad de trabajo, queremos ser buena noticia en nuestras casas y barrios, lugares de trabajo y centros de estudios. Y volveremos a recordar que “la política económica debe estar siempre al servicio de trabajo digno”. En palabras del papa Francisco “cuando una sociedad está organizada de tal modo, que no todos tienen la posibilidad de trabajar, de estar unidos por la dignidad del trabajo, esa sociedad no va bien: ¡no es justa! Va contra el mismo Dios, que ha querido que nuestra dignidad comience desde aquí. La dignidad no nos la da el poder, el dinero, la cultura, ¡no! ¡La dignidad nos la da el trabajo! Y un trabajo que sea realmente digno, porque hoy “tanto sistemas sociales, políticos y económicos han hecho una elección que significa explotar a la persona”.

Sensibles a esta realidad, conscientes de la importancia de establecer puentes y mirando al mundo desde las periferias en las que estamos presentes, en esta Jornada Mundial reivindicamos que:

– Todos los poderes públicos se comprometan de forma activa en la construcción de un sistema económico, social y laboral justo, fraterno y sostenible que situé a la persona en el centro.
– El trabajo sea garante de dignidad y justicia, así como de desarrollo integral de la persona, de sus capacidades, dones y vocación, empezando por las personas más descartadas y excluidas.
– El trabajo sea fuente de reconocimiento social y personal, a través de la dignificación de los cuidados, con nuevos planteamientos de políticas sociales, de género y educativas en igualdad entre mujeres y hombres, sin olvidar el derecho a una conciliación real de la vida familiar y laboral.
– El trabajo es para la vida, por lo que es imprescindible que se realice en un entorno de seguridad y salud, con condiciones que garanticen la integridad física y psíquica de la persona.

Como Iglesia viva insertada en el mundo donde bulle la vida, las entidades que formamos la iniciativa Iglesia por el Trabajo Decente acompañamos esta dura realidad social y sus esfuerzos deshumanizadores. Estamos llamados por ello a estar alerta para denunciar, desde la ternura, la compasión y el estilo de vida de Jesús de Nazaret, la denigración que está sufriendo la persona y el trabajo.

Por ello, desde ACG, Caritas, Confer, HOAC, Secretariados diocesanos de Migraciones y para la Pastoral Social y del Trabajo de Almería unimos nuestras voces y fuerzas a la iniciativa Iglesia por el Trabajo Decente animamos a participar en los actos reivindicativos y de oración convocados en todas las diócesis de nuestro país. “

 

Además, como forma de sensibilizar y proporcionar un espacio de reflexión, se realizará una vigilia de oración el próximo miércoles 9 de Octubre a las 19.00 horas, en la Iglesia de San Pablo donde ahondar en las cuestiones que sostienen el trabajo indecente y mostrar nuestra sensibilidad y estado de alerta ante esta realidad.